Verano, desconexión laboral y precauciones COVID-19

Publicado en Autónomos, Pymes, Trabajadores por el 11 agosto, 2020 0 Comentarios
Desconexión laboral

Este va a ser un verano especial tras la situación que se ha vivido desde el mes de marzo. Y, por ello, comienza con mayor necesidad de descanso y de aprovechar las vacaciones para conseguir nuevas energías para el futuro. Además, las condiciones del mismo sobre movilidad, distancia interpersonal, la convivencia y seguridad en el contacto físico y familiar, son también elementos a tener en cuenta de cara a las vacaciones de 2020.

Lo cierto es que las personas soportamos en muchos momentos de la vida presiones externas, internas y propias de distinto tipo (laboral, familiar, personal, etc…), cuya respuesta es el estrés. Por eso, el verano y las vacaciones es una etapa propicia para mejorar nuestra relación con esas presiones y también para mejorar nuestra respuesta en la forma que lidiamos con el día a día (afrontando además las posibles nuevas presiones de la etapa vacacional).

Para ayudarte, hemos preparado este post con pautas y consejos que, convertidos en hábitos de vida, pueden ayudarte más allá de las vacaciones para gestionar mejor el estrés. La recomendación general es aprovechar los días de descanso prestando más atención a tu salud física y emocional con la premisa de que, cuanto mejor te encuentres, más fuerte y resistente serás al estrés.

A continuación, un pequeño resumen de propuestas para desconectar, mejorar la gestión de tu estrés y cargar las pilas en este período, generando buenos hábitos personales:

Afrontar el estrés

Nuestros comportamientos, habilidades y aptitudes pueden modificar nuestro nivel de estrés. Cuando las presiones que generan tu estrés te rodean, se pueden dar unos sencillos pasos que ayudan a recuperar el control sobre uno mismo y de la situación. Te proponemos actuar sobre:

  • El tiempo: Procura salir con tiempo. Salir 10 minutos antes pueden marcar la diferencia entre ir corriendo frenéticamente o ir tranquilamente. Hay momentos en los que contestar al teléfono no tiene por qué ser una prioridad. Desconecta de las tecnologías y recuerda que en vacaciones puedes hacer un uso distinto de ellas.
  • Las tareas: dedica cada día unos pocos minutos a programar tus actividades. Quítate cuanto antes aquellas tareas desagradables que tengas que realizar.
  • Tu conducta: Piensa en positivo. Enfréntate a los desafíos diarios con humor, no hay nada más desestresante que una buena risa. Ante un problema, toma una decisión siguiendo un proceso lógico.

Medidas preventivas: estar listos para gestionar mejor el estrés

En estos días procura tener tiempo para:

  • Disfrutar del ocio: realiza actividades que te gusten y diviertan. Cuanto más te diviertas y te rías, más endorfinas liberarás y tu mente descansará.
  • Llevar una dieta saludable: evita la automedicación y el abuso de cafeína, alcohol, nicotina y azucares concentrados. Aprovecha para descansar y hacer vida social y familiar.
  • Hacer ejercicio: es una forma de liberar la energía acumulada. Actividades físicas como caminar, bailar, nadar, realizadas de manera regular mejoran el bienestar general.
  • Dormir lo suficiente: la falta de sueño te deja más vulnerable al estrés. Cuando estás bien descansado, es mucho más fácil mantener el equilibrio emocional. Aprovecha ahora que tienes tiempo.
  • Tratar de encontrar tus momentos satisfactorios y disfrutar de ellos. Programa planes que te agradan.
  • Incorporar en tus día a día hábitos saludables: te ayudará a compensar las emociones y a ordenar las ideas
  • Mantener un lenguaje positivo, mejorará la comunicación con los tuyos
  • Elegir unas vacaciones que te ayuden a alejarte de lo que te causa presión en tu vida cotidiana. En definitiva, desconecta, sal de la rutina y descansa.

Y, recuerda, muy importante: un nivel moderado de estrés es normal, incluso positivo, para activarnos. El ser humano tiene que adaptarse a múltiples situaciones y este proceso de adaptación normalmente pone en marcha un proceso de estrés. El estrés puede ser positivo cuando nos ayuda a desarrollar un nivel óptimo de activación para realizar las labores necesarias en nuestra vida cotidiana, para aumentar los latidos del corazón y nuestra presión sanguínea, incluso para disfrutar de emociones y estímulos.

Disfrutemos bien del verano para que sea una época que nos ayude a aprender a gestionar bien todos los elementos de la vida cotidiana durante todo el año y será una desconexión enriquecedora.

Etiqueta: , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.